Comenzar con buenas sensaciones un torneo es un hecho que nos ayudará a ganar confianza de cara a la competición. Es importante remarcar las palabras “buenas sensaciones”, pues no estoy hablando exclusivamente del resultado de la partida. Lo crucial, es tener la sensación de que se ha jugado a un buen nivel, que se ha rendido adecuadamente. El resultado, lógicamente, es importante pero no lo único en lo que debemos fijarnos.

El ajedrez tiene una ventaja respecto a otros deportes, y es el hecho de que perder en la primera partida, no es eliminatorio. Ni siquiera, añado, te aparta definitivamente de ganar el torneo. Esto, aunque resulte obvio, no lo es tanto y en muchos torneos he visto cómo una derrota en la primera ronda ha influido de manera decisiva en el jugador. Ser capaces de analizar una partida globalmente, atendiendo a los factores que han influido en la misma, y no dejarnos llevar solamente por el resultado, es un paso imprescindible para rendir al mejor nivel. Pero, ¿qué pasa si mis sensaciones han sido negativas? ¿Qué sucede si veo que no he rendido como esperaba? ¿Qué pasa si he perdido de una manera relativamente fácil? ¿Qué puedo hacer para remontar esta situación?

Una de las primeras tareas que debemos llevar a cabo es, como he dicho anteriormente, analizar en su globalidad la partida, ver qué ha sucedido y cómo ha pasado. Ser capaces de analizar nuestros propios procesos de pensamiento y “escuchar” lo que nos estábamos diciendo en determinados momentos de la partida. Una actividad que propongo durante las competiciones o como entrenamiento individualizado es narrar la partida que se ha jugado. Aquí no interesan tanto las jugadas concretas, si no qué me estaba pasando durante la partida. Podemos, como parte de la misma actividad, escribir cómo nos sentimos después de la partida y, finalmente, cómo vamos a afrontar la próxima ronda. La idea de dejar escrito en un papel lo sucedido, nos va a ayudar descargar la tensión acumulada, a “dejar de pensar” constantemente sobre los sucedido. Además, nos ayudará a ampliar nuestra mirada como jugadores.

LEE EL ARTÍCULO COMPLETO AQUÍ